EL DÍA QUE MOLDEE EL AMOR PROPIO

enero 21, 2019


Esta es la historia de una persona común, un pequeño y diminuto ser que habita en este lugar rodeado de personas igual de comunes.
¿Que nos hace diferentes?, Es una pregunta que aún me planteo desde que era bien pequeña.
¿Quién decide qué o quién encaja en un perfil establecido? , Esta pregunta tampoco tiene respuesta.



Crecí en una familia normal rodeada de amor y de juegos, en verdad no puedo quejarme ni un solo segundo de lo que he recibido en esta vida que llevo vivida. Pero si tengo una pequeña queja,  desde que fuí una pequeña niña rechoncha hasta hoy, una mujer entrada en carnes ; siempre me han dicho lo mismo.
-Tienes que bajar un poco de peso.
Ese poco siempre aparecía, una y otra vez, aunque estuviese cerca de mi peso ideal..
Y ahí estaba la joven mowoko, desde los 14 años de médico en médico, de dieta en dieta, por gustar simplemente al resto.
El tiempo pasa, y pasa para bien y para mal,  mi autoestima subía y bajaba según subía y bajaba la aguja de la báscula.
Y fué hace relativamente poco cuando dije:
-¡Basta! ¡No te tortures más!
Y moldee el amor propio por mi misma.
Esta mujer, que había sido madre. Había albergado vida en su interior, la había alimentado.
Este cuerpo, que ha sido amado durante años.
Cada curva, cicatriz, estría y mancha. Aquello que la sociedad llama defectos poco a poco estaban superados.
Y fué cuando me liberé completamente de todo posible complejo, y conocí a gente estupenda que vive una guerra constante contra los estereotipos y las tallas establecidas.
Mujeres y hombres maravillosos que me acompañan en mi dia a dia en redes sociales, nos damos ánimo, nos mimamos, nos queremos.
Y es bien cierto que en esta madurez magnífica es cuando mejor me encuentro. Tengo kilos de más pero me adapto a ellos con una autoestima envidiable.
Si pudiese volver a atrás le diría mi yo joven que no se preocupara tanto, que no usara ropa tan ancha, que no se avergonzara de cómo es, que es bella de todas las maneras posible. Que viva, que corra y que salte. Que salga todo lo que no salió por miedo, que use bikini en lugar de bañador por tapar esos michelines.
Si pudiese volver, pero no puedo, Así que vivo el ahora...feliz, queriéndome más de lo que he hecho nunca. Alimentando mi autoestima día a día y sueño a sueño.

¡Adelante! , Somos más que una talla.

You Might Also Like

0 comentarios

Muchas Gracias por tus comentarios!!

Popular Posts

Seguidores

FACEBOOK