MI EMBARAZO

abril 24, 2018

PARTE 1 - LA BUSQUEDA

Si os soy sincera, la idea de ser madre nunca me ha parecido atrayente, no soy una persona excesivamente familiar o sociable y estar rodeada de gente constantemente...por la llegada de un bebé me agobiaba.





A parte de eso, no me atraían mucho los niños, los consideraba ruidosos, sucios y amantes del peligro. Lo cual, en una persona con la tranquilidad de una tortuga de tierra como yo, pues..no encajaba bien.

Amén de todo esto, un dia a mis 20 años, me enamoré, y fijate tu lo que es la vida que fué una relación duradera tras la cual llegó el matrimonio.



No me malinterpretéis con esto, yo respeto cualquier tipo de familia fuera o dentro del matrimonio, madres y padres solteros...solo madres...etc. En fin, que la familia, familia es y un papel no demuestra nada, pero com estamos hablando de mi, pues sigo.

Tras la decisión del matrimonio, que oye nos costó nuestros 9 años de relación, pues llegó la gran marabunda de preguntas...
-Y el bebé para cuando...
-Venga que se te pasa el arroz...
-Yo quiero ser abuela...
-Cuando pensais buscar?
Los odiaba a todos, pero eso es otro cantar.  Puestos en la faena de crear una familia, el reloj biológico me dijo..hola, estoy aqui, pude haberlo destruido a puñetazos. Pero no, le dije hola.




Y así fué como como la tarea de ser padres ocupó nuestras mentes, y por que no decirlo, más de una de nuestras noches....lo pasamos bastante bien he de deciros.



El primer mes post busqueda mi regla decidió desaparecer 9 días. Con lo cual, yo atontada por la euforia de haber acertado a la primera me compré un predictor de los caros (El famoso CLEAR BLUE) y me metí en el aseo una mañana para hacerme sola la prueba mientras mi marido trabajaba y me preguntaba a cada segundo via Whatsapp.



Pues nada, los minutos se me hicieron horas, y allí apareció el primer NO ESTAS EMBARAZADA.



De repente nos sentimos solos, cada uno en la distancia del otro. Aunque parezca raro habíamos construido castillos en el aire sin mas, el viento se los había llevado. Fríamente la mera idea de acertar a la primera la tuvo mi maldita menstruación que tras salir esa mañana del aseo tras hacerme la prueba del predictor y dar negativo, decidió aparecer.

Así que ahi estábamos, de nuevo como al inicio. Pasamos unas horas extrañas y decididamente la idea de ser padres que nos había metido en la cabeza a fuego. 

He de decir, que no tardamos mucho, apenas cinco meses de busqueda, pero si es cierto que cada vez que la menstruacion aparecia, decia...otra vez tu maldita.
Me cabreaba, aunque al rato se me pasaba y pensaba, menos mal...por que iba  a ser un marronazo ...me decia mi cabeza.

Hasta que un buen dia, una semana de duro trabajo me dejó destrozada, más de lo normal. Ese fin de semana debia bajarme la menstruación, y he de decir que soy un reloj para eso. Pero aún así, yo me notaba rara, más cansada, mas dolorida...mas....algo.
Así que al salir del trabajo un viernes a medio dia,  y os juro que esta anecdota es cierta, fuí a la farmacia y le pedí a la farmaceutica:
-Dame Voltaren, un bote de Reflex y un predictor.(esta vez de los baratos).
La cara de la tipa fue un poema.
"A esta le han pegado el polvo del siglo" Debió pensar.

Lo que pasa es que me dolía hasta el alma.

Y nada, pasó el fin de semana y mi amiga la menstruación no llegó, y recuerdo perfectamente ese lunes, a las siete de la mañana, yo sola en el aseo de mi habitación con aquel predictor barato en la mano.

Hice pis sobre el, y al maldito segundo las dos rayas de positivo aparecieron.


Me quedé tan blanca como la pared. Y los nervios se apoderaron de mi, pero era lunes, había que ir a currar.
Ahí estaba yo, aguantando como una jabata, en silencio...sin decírselo a nadie ni siquiera a mi marido que iba a esperar a que llegara a casa a comer.

Así que tras salir a comer, fuí a casa, metí el predictor con el positivo en una caja y esperé a mi marido hasta que llegará.

Cuando le dije que había llegado un paquete para el y le dí la caja. No supo que decir, mas que nada, por que no sabia muy bien que era un predictor.

-Vamos a ser papas, -Le dije.
Y noté como nos pusimos nerviosos los dos, y alguna lagrima hubo.

Mi esperado bebe venía, y con el una oleada de sentimientos, síntomas y pensamientos que contaré en el próximo post.

You Might Also Like

0 comentarios

Muchas Gracias por tus comentarios!!

Popular Posts

Seguidores

FACEBOOK